Error
  • La plantilla no está disponible para esta presentación. Por favor, contacte con un administrador del sitio.

El nuevo plan municipal de movilidad debe elaborarse con participación real

Domingo 12 de julio de 2015

 

Enlace a la noticia en La Mirada Revoltosa

Enlace a la noticia en Diario de Sevilla

Enlace a la noticia en Europa Press

Enlace a la noticia en El Mundo

Enlace a la noticia en ABC

Enlace a la noticia en El Correo

Enlace a la noticia en 20 minutos

Enlace a la noticia en Andalucía Información

 

atascobecasEn estos días, el nuevo gobierno municipal está realizando tibios e imprecisos anuncios sobre una "estrategia de movilidad integral" para el centro de la ciudad. Hasta ahora, se ha puesto el énfasis en lugares comunes muy genéricos sobre lo que va a hacer (regular la carga y descarga, mejorar el acceso del transporte público, etc...)  y especialmente lo que no va a hacer: restaurar el Plan Centro. 


Se ha empezado por decir en vez de por escuchar. Es una opción que no compartimos. Nos gusta más la inversa, primero escuchar, diagnosticar y luego decir y decidir. Consideramos que el debate no ha de ser restaurar o no el anterior Plan Centro en el formato que éste tuvo, con sus ventajas, muchas, y sus inconvenientes, menos, aunque algunos de relevancia. Pero lo que si es importante es partir de los premisas que lo sustentaron y del análisis de la experiencia de su breve vida y de lo que supuso su derogación. Entre ellas:

 

- En el Casco Antiguo hay más vehículos (de residentes y servicios básicos) que plazas de aparcamiento (tanto particulares como en superficie). Es una simple cuestión física, de cabida. Por tanto, la simple peregrinación de residentes en busca de la imposible plaza de aparcamiento provocando un volumen de coches en circulación que genera congestión, atascos y polución.

- El Zoidogobierno, desoyendo las leyes físicas y los criterios técnicos, adoptó la medida de no tomar medidas, y mandó a la ciudadanía un mensaje letal para la movilidad sostenible y el propio sentido común: no pasa nada por venir al centro en coche. De esta forma, el problema se multiplicó. Más coches circulando, más congestión.

 

- Los efectos que esa desregulación ha generado han sido terribles: Usuarios de vehículos a los que se le crea la expectativa falsa de que no hay problema de acceso en coche al centro, que tras perder mucho tiempo en su infructuosa búsqueda terminan marchándose o aparcando sobre aceras o zonas peatonalizadas (para gozo de la Zoidorecaudación, multa viene, multa va). El transporte público frenado cuando no varado en su acceso al centro, haciendo poco fiable la frecuencia y velocidad comercial del bus por la alta densidad de vehículos. Residentes aparcando fuera del distrito, a gran distancia de su domicilio con importantes pérdidas de su tiempo vital...

 

- Esa expectativa falsa del fácil acceso en coche al centro, no ha estimulado que quien ocasionalmente tiene que acceder al mismo para una gestión o compra, utilice los aparcamientos rotatorios. Hay poca cultura de pago por aparcar en situaciones excepcionales. El resultado es que salvo escasos días al año, los quince aparcamientos rotatorios del centro, tienen un índice de ocupación bajo. En la actualidad no hay un problema de plazas de este tipo, sino de hábito.

 

- Por sectores muy inmovilistas, curiosamente encabezados por la determinadas asociaciones de comerciantes (protagonistas de históricas pífias en el diagnostico del impacto sobre el comercio de decisiones como la peatonalización de distintas zonas del centro), se repite que cualquier regulación del tráfico que limite el acceso de vehículo privado no residente es perjudicial para la actividad de comercio. Lo que realmente perjudica es el panorama descrito. Y la prueba del error es la misma realidad. Cuando más gente accede al centro y cuando más actividad comercial existe es la temporada del año que precisamente se limita el acceso del coche: la navidad. Invocar la protección del comercio para justificar el caos circulatorio es falaz.

 

- Por tanto, como demuestran todas las experiencias puestas en marcha en muchísimas ciudades del resto de Europa y de nuestro entorno (Madrid, Granada, ...). Hay que adoptar medidas que limite el acceso del coche privado no residente. Creemos que la más fácil (en definitiva, era la que contenía el Plan Centro aunque en un formato muy complejo) es la de la prohibición de aparcar en superficie al vehículo no residente. 

 

- Apostar por el transporte público (la opción mas rápida de aplicar, menos costosa a las arcas públicas y mas sostenible es el bus eléctrico - en un trazado de trama que abunde en el concepto de metrobus-), pasa por eliminar vehículos privados de las estrechas calles del casco histórico así como por aumentar la frecuencia y velocidad comercial, a través de carriles bus ¡¡reales!!, descongestionar la corona (construir ahí mas aparcamientos rotatorios que aumente la densidad es muy discutible, son posibles otras alternativas para los vehículos del área metropolitana o de otras procedencias. Y otras medidas complementarias (prioridad semafórica, acceso por las tres puertas, etc...). Hay crear las condiciones objetivas y hacer la pedagogía colectiva para diseñar un modelo de movilidad en la ciudad que pase porque desde un barrio al centro los desplazamientos se hagan directamente en transporte público. El modelo intermedio de "ven en coche hasta el borde del centro y ahí toma un transporte público" es disparatado.

 

- Por supuesto, hay que completar el modelo de movilidad con otras medidas que estimule los desplazamientos peatonales y en bici, racionalice la carga y descarga, pacifique el tráfico, etc...

 

 

El diagnóstico y la paleta de medidas a adoptar se ha de hacer en un proceso de participación social intenso. Políticos y técnicos por un lado y ciudadanía por otro han de escucharse y trabajar conjuntamente. No se trata de opinar sobre el plato cocinado, sino de compartir la cocina. 

 

Cuando el Zoidogobierno derogó el Plan Centro, más de 30 organizaciones de diversa índole  (vecinales, dedicadas a la movilidad sostenible, ecologistas, AMPAs, sindicales, consumeristas, etc...), organizamos el Foro por la Movilidad Sostenible (FOMOSO), convocamos movilizaciones e intentamos, sin éxito, dialogar con el anterior equipo municipal.

 

Desde la Asociación Vecinal del Casco Norte "la Revuelta", que participamos activamente en dicho foro, vamos a convocar con carácter urgente una reunión del FOMOSO a fin de analizar conjuntamente la situación,y asimismo vamos a solicitar al nuevo alcalde que a la mayor brevedad celebre con el Foro una reunión en la que conocer sus intenciones y en las que le demandaremos un proceso participativo real.

 

 

Asociación Vecinal La Revuelta del Casco Norte de Sevilla

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.